Cómo influye nuestro entorno a la hora de decorar

Cómo influye nuestro entorno a la hora de decorar

Cuando hablamos de decorar o reformar tanto hoteles como locales, pensamos en que sea estético y funcional. “Quiero que sea bonito y que atraiga clientes” pensamos; queremos tener éxito. La mayoría de las veces no nos damos cuenta de que nuestro negocio es público. Es decir, que va a pasar mucha gente por él.

Por eso es necesario empaparse de la cultura del lugar, de sus calles y su gente a la hora de afrontar un nuevo proyecto. Cada ciudad o incluso un barrio son diferentes y tienen características especiales de las que te puedes beneficiar.  

Asómate a la ventana y conoce a la gente de tu alrededor, su acento y empápate de su cultura.

Es muy triste decorar una habitación de hotel o un bar siguiendo estándares o haciendo lo básico y típico… sin tener en cuenta todo su potencial, sin tener ni idea de dónde se ubica y cómo podemos beneficiarnos. Si nos adaptamos al clima (o deberíamos) ¿por qué no a su cultura? Da igual que sea en Madrid o en un pequeño pueblo costero, esto influye en el visitante que va buscando experiencias nuevas.

Porque no es lo mismo una decoración moderna en un hotel en la ciudad, que tiene más sentido, que lo mismo pero en un apartamento a pie de playa donde buscas calidez, frescura y que sea acogedor… algo que quizá un estilo moderno no te lo ofrece.


El mismo diseño pero en diferentes contextos dan resultados distintos 

Te animo a pasear por las calles de alrededor de tu negocio con un cuaderno o cámara de fotos preparado. Escribe y haz fotos a todo lo que te llame la atención. Grafitis, a la gente y otras tiendas.

¿Hay mayoría de gente joven? ¿es una calle comercial o más bien tranquila? ¿Qué tipo de tiendas hay y cómo son, que estilo tienen? Todo esto te ayuda a la hora de elegir materiales, textiles y sobre todo colores.

Y quien sabe si puedes hacer tratos con otros locales, como por ejemplo una floristería. Podrías tener flores frescas para decorar el hall, los pasillos o las habitaciones.

Pero te aviso de que no hay fórmulas matemáticas ni soluciones perfectas para decorar un espacio público. Es algo que tiene cierta carga emocional que juega con nuestra lógica y la experiencia de cada uno.

Ahora que ya sabes que hay que hacer, toca ponerse manos a la obra y actualizar tu negocio adaptándose al lugar donde está situado. Es sencillo y barato hacer este “estudio” y a la larga puede darte muchos beneficios.

¿Cómo es el entorno que te rodea?




y recibe contenido extra que te ayudará a mejorar en tu emprendimiento.

Si te ha gustado ¡compártelo!

Comentarios