Como es la habitación de hotel ideal

20 octubre 2015
Lo primero de todo, quiero remarcar el hecho de que una habitación “ideal” no existe como tal. Todo depende de las características, la situación, el tipo de cliente que quieres y la oferta de servicios que das… para conseguir un espacio más adecuado y por tanto llegar a tener la habitación ideal en tu caso particular.

Como es la habitación de hotel ideal

Vamos a empezar con unas reflexiones que nos ayudará a evolucionar y a crear el espacio perfecto:

¿Conoces realmente los entresijos de tu negocio?



Este es un tema al que no le damos la importancia que se merece y no nos tomamos el tiempo de analizar qué es lo que está pasando. Se trata de sentarte y revisar cómo ha ido funcionando todo hasta ahora. Todo es todo… Cómo funciona la web ¿atrae clientes? ¿Puedo mejorar el proceso de reserva? ¿Cuántas recomendaciones negativas he tenido y si hay un denominador común?

Todo esto nos ayuda y sé que es un proceso lento pero es muy necesario y cualquier tipo de negocio que exista, debería hacerlo al menos cada 6 meses o un año.

Puede parecer una pérdida de tiempo, pero sin esas respuestas: no hay evolución, por tanto no hay mejoras y perdemos clientes. Si algo no funciona, cámbialo. Si es bueno, perfecciónalo.

Busca el equilibrio entre el público que te visita y las necesidades que quieres cubrir. Ahí, sabrás y conocerás, el equipamiento ideal para tu hotel.

¿Sencillo no?

En el tema de hoy nos centraremos en cómo crear la habitación ideal para nuestro tipo de hotel. Lo que te comentaba antes, es más en general.

Empezamos con estas preguntas: ¿lo que ya hay, gusta a los clientes? ¿Se ajusta a las necesidades de mis empleados? (ellos también son importantes) ¿El diseño es coherente con la personalidad del hotel?

Si no sabes la respuesta a alguna de estas preguntas es que no conoces tu propio negocio… ya sea porque delegas la dirección a otros o porque nunca te has parado a analizar todo punto por punto. ¡No te preocupes! Ve poco a poco y aunque tardes un mes o más, esto te servirá para que en próximos análisis tengas contenido para comparar y hacer los cambios pertinentes.  

Hace un tiempo, te conté como afectaba el entorno que nos rodea al diseño del hotel. Es un factor importante a la hora de diseñar el interior. Por eso tenemos que fijarnos en cada detalle.

Cuando diseñes las habitaciones, ten en cuenta otros puntos de vista. No solo el tuyo y el presupuesto, claro; porque la cuestión ya no es que te guste a ti, se trata de encontrar “su” habitación ideal. La de ellos, tus clientes.

Cuidado con pensar en: este color me gusta, es mi favorito y por eso lo voy a poner… No a todos nos gusta ese color, o piensa en ¿qué te hace sentir al verlo? Porque cada persona es diferente y siente diferente.

Puede llegar a ser un proceso complejo. Evidentemente, hay trucos decorativos que hacen que esta tarea se simplifique y alguien cualificado es capad de ayudarte en el proceso; aunque perfectamente lo puedes hacer tu mismo.

Un proyecto de equipamiento o de interiorismo no es cualquier cosa. No cometas el error de seguir modas o tendencias porque estas cambian cada año y no quieres gastarte una millonada solo para estar al día y ser moderno. Por ejemplo, eso de que los colores y estampados chillones son para hoteles de costa y los tonos neutros para los hoteles urbanos. Pues no.

Si en un proyecto de interiorismo para una casa particular tienes que considerar, respetar y transmitir la personalidad de quien lo habita; en un proyecto para un hotel, ha de hacerse lo mismo con la personalidad del propio hotel.

Todo en el hotel tiene que ser coherente y todo ha de estar bien integrado. El concepto de imagen de marca, que existe desde el momento en que se crea la marca, ha de impregnar el hotel y no sólo las comunicaciones, el trato del personal, los uniformes o el material corporativo. También el interior de las habitaciones.

Y ese es el secreto del éxito de un proyecto de interiorismo: saber transmitir quién es esa marca, los valores que tiene, su personalidad, cuántos años tiene o dónde se ubica… Como ser personificado imaginariamente, puedes definir qué decoración prefiere y de qué manera.


Da igual la cantidad de habitaciones que tengas y si son diferentes entre sí porque todas y cada una de ellas, deben encajar con la personalidad (eso no significa que tengan el mismo estilo decorativo) y con la marca que es lo que muestras al mundo o cómo quieres que te conozcan.

♦ ♦ ♦
Espero haberte aclarado y ayudado por lo menos para empezar
 a analizar, aunque sea poco a poco tu negocio.  




y recibe contenido extra que te ayudará a mejorar en tu emprendimiento.

Si te ha gustado ¡compártelo!

4 comentarios

  1. Son muy buenos consejos pero por experiencia, tras mucho viajar y mucho hotel, al final todas las habitaciones se terminan pareciendo. Creo que en muchas ocasiones terminan recurriendo a lo facil y estandard.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón y es precisamente lo que no hay que hacer... Tienes que diferenciarte y el uso del diseño es una buena herramienta
      Besotes

      Eliminar
  2. muy buenos consejos, sobretodo lo de "No cometas el error de seguir modas o tendencias" porque luego vas a hoteles que se nota que los han decorado hace años y dan hasta miedo

    ResponderEliminar
  3. A mi me gusta que tengan su personalidad propia, eso de ir a un hotel o a otro y que las habitaciones sean prácticamente iguales no me gusta. Un besito
    el blog de Sunika

    ResponderEliminar

Anímate a dejar un comentario, me encantará recibirlo y contestarte. Muchas gracias y besotes

Con la tecnología de Blogger.