Causa una buena impresión a tus clientes

Actualmente se está cuidando más la decoración de la entrada a un local comercial o la recepción de un hotel. Se cuidan más los detalles como la iluminación, la actitud del personal y su indumentaria; no solo el mobiliario y su distribución.

Causa una buena impresión a tus clientes


La “recepción” de cualquier negocio, es un punto clave a la hora de atraer y retener al cliente. Es lo primero que ven y lo último, por tanto cuidar este espacio es clave.
Y no solo me refiero a la zona interior que tenemos nada más entrar, también cuenta la puerta e incluso la calle. ¿Has visto que algunos locales ponen plantas que enmarcan la puerta?


Contar con un espacio amplio como en un hotel, no es necesariamente lo ideal si resulta que es una zona mal iluminada o al revés, super iluminada; con una o dos butacas sueltas por ahí y un recepcionista trajeado tras el mostrador… (Aunque ponga como ejemplo un hotel, estos trucos se pueden aplicar a cualquier tipo de negocio)



Hoy en día, eso de que el personal esté trajeado está pasado de moda. Es obvio que si mi negocio es de lujo, mi personal tiene que ir acorde con la estética y nivel que se da… pero si estamos en un hotel normal en mitad de una ciudad ¿no desentonaría que el personal esté trajeado? 

Redefine el concepto de recepción y ganaras más clientes


Si un futuro cliente entra en tu local y se encuentra un ambiente oscuro y no es muy bien atendido, quedará predispuesto a juzgar negativamente el resto de estancias/productos/servicios aunque sean espectaculares.

Lo que buscamos es una buena primera impresión o sensación y si puedes hacerle vivir una  buena experiencia, mucho mejor.

También hay que tener cuidado cuando se vayan, el tener que hacerles esperar o recibir un último trato áspero e impersonal, puede hacer que su opinión cambie negativamente, aunque antes fuera buena. En cuestión de segundos podemos hacer que todo cambie…
 

Cómo mejorar el espacio en 4 pasos: 


-Cuidado con las zonas de paso como pasillos o halls amplios. Trata de que sean luminosos y de tonos neutrales, quizás un espejo y una zona de asientos… El truco aquí es tener un buen diseño y eso de “menos es más”.

-Opta por una iluminación general y agradable. Si lo necesitas, coloca focos más intensos donde haga falta por ejemplo para iluminar un cuadro.

-Los recepcionistas/dependientes deben ir vestidos acorde a la marca del negocio y con la propia decoración. ¿Es elegante, formal o moderno…?

-Encontrarnos el mostrador en la entrada es lo que esperamos, pero ¿y si cambias su posición? Por ejemplo, que tengas que pasar por una zona de salón o por la cafetería para acceder a él.
 
Hace unos años, estuve en un hotel que tenía la zona de recepción al final y no a la entrada. Me gustó, porque al entrar, primero tenías una zona de asientos y una cafetería, además de una zona de ordenadores a un lateral.

Esto hacía que pudieras entrar y tomarte algo o descansar en los sofás mientras sacas los papeles y la cartera para recoger las llaves. O incluso, para dejar las maletas con tu pareja o con quien fueras e ir tranquilamente a recepción sin bártulos de por medio.


En resumen, lo importante es que el cliente se sienta a gusto, que le apetezca estar en esa zona y que no sea un trámite más. El diseño final dependerá del tipo de negocio y necesidades que tengas, a parte del espacio con el que cuentes…



Dime ¿te habías preocupado por esta zona?




y recibe contenido extra que te ayudará a mejorar en tu emprendimiento.

Si te ha gustado ¡compártelo!

Comentarios